El WEC penaliza a Toyota para Le Mans

La última versión publicada de la Compensación de Tecnología (EoT) establece que los dos TS050 HYBRID aumentarán su peso mínimo en 10 kilogramos respecto a 2018 para el test previo a la carrera de Le Mans del próximo 2 de junio.

Con este cuadro del EoT, que está sujeto a cambios antes de la ronda final del Campeonato Mundial de Resistencia el 15 y 16 de junio, hace que se reduzca la ventaja de alrededor de medio segundo por vuelta en Le Mans que tuvo el año pasado.

Este margen, equivalente a 0.25% por vuelta, fue una condición para que Toyota aceptara los cambios en la normativa antes del inicio de la supertemporada del WEC 2018/19, ya que los comisarios intentaban reducir la diferencia entre el único fabricante presente en LMP1 y los privados.

Toyota aceptó que esta ventaja fuera eliminada antes de la ronda de Fuji del WEC el pasado octubre, pero estableció que se volvería atrás para Le Mans. Con el nuevo acuerdo alcanzado parece que prácticamente desaparecerá el medio segundo de ventaja que tenían. En la carrera de 2018 en Le Mans, la vuelta más rápida de un privado fue 3.4 s más lenta que la mejor de los Toyota.

Los cambios en el EoT y el desarrollo por parte de los privados han contribuido a reducir la diferencia con respecto a Toyota. En la clasificación de Spa, un circuito con la mitad de recorrido que Le Mans, la ventaja de Toyota se redujo de los 1.4s del año pasado a 0.6s en la edición que se disputó a principios de este mes.

No obstante, los 10 kilogramos adicionales todavía suponen una reducción respecto al aumento de 26 kilogramos del peso mínimo que Toyota aceptó antes de Fuji y con el que ha corrido en el WEC desde entonces. Esta disminución refleja la menor cantidad de energía híbrida que los Toyota pueden liberar por kilómetro en la larga vuelta de Le Mans frente a otras carreras del campeonato.

El nuevo peso mínimo de los Toyota es de 888 kilogramos, menos que los 904 kilogramos con los que corrieron en Fuji, Shanghai, Sebring y Spa. El de los privados turboalimentados, entre los que ahora solo figura el SMP Racing BR Engineering BR1, se mantiene sin cambios en 833 kilogramos, mientras que los autos de aspiración normal, que conforman el resto de la parrilla, tendrán que pesar 816, una reducción de dos kilogramos respecto a Sebring en marzo y 27 en comparación con Le Mans el año pasado.

Toyota también contó en Le Mans 2018 con una ventaja de una vuelta más entre paradas para recargar y cinco segundos extra durante cada recarga. En la última tabla del EoT no quedó claro si los TS050 conservarán esto el próximo mes.

La cifra máxima de gasolina por tanda aún no se han definido para los privados, mientras que Toyota podrá consumir 35,1 litros como el año pasado. Esto se traduce en stints de 11 vueltas al Circuito de la Sarthe en condiciones de seco y bandera verde.

Los limitadores de abastecimiento de combustible, que definen la velocidad a la que se consume el mismo, todavía no se han especificado para los privados. Toyota nuevamente tendrá un restrictor de 19mm de diámetro.

La cifra máxima de flujo de combustible para la parrilla de P1 permanece en 115 kilogramos por hora para los privados, siete más que los 108 kg/h con los que corrieron el año pasado y que se aumentaron a partir de Silverstone en agosto. Los Toyota se mantienen sin cambios en 80 kg/h.


Jishin

Creador del blog. Apasionado por la innovación, tecnología y movilidad.

Últimas noticias

Primera batería de estado sólido de Toyota en 2020

El prototipo híbrido del Tundra se deja ver…

GR Supra, protagonista de las 24 Horas de Nürburgring

Toyota se asocia con CATL y BYD de China

Toyota revela su gama global de modelos eléctricos

¡Únete al newsletter!

Cambiar de idioma: