En plena transición a eléctricos, Toyota producirá la 5ª generación de sus motores híbridos

Toyota es consciente de que el futuro de la industria del automóvil es 100 % eléctrico. Pero también está convencida de que el periodo de transición hasta que esto ocurra deja abiertas las puertas a otras tecnologías. Entre ellas, su sistema híbrido, líder en la última década, que todavía tiene mucho que decir. La 5ª generación, que se montará en el Toyota Corolla modelo 2023, se fabricará en el continente europeo.

Las plantas de Toyota Motor Manufacturing en Reino Unido (TMUK) y Polonia (TMMP) se encargarán de producir las diferentes partes que integra el sistema de propulsión y la transmisión de la última generación de la tecnología híbrida de la marca. Sendas inversiones de 82 millones de dólares en la fábrica de Reino Unido, y de 575.000 dólares, en la de Polonia, han permitido la renovación de las siete líneas de producción en las que se ensamblan estos propulsores.

Esta nueva generación sustituye al sistema híbrido eléctrico anterior, que se ensamblaba en las mismas instalaciones, TMMP y TMUK, desde 2018 y 2016, respectivamente. Durante estos últimos cuatro años, la compañía ha multiplicado sus inversiones en esta tecnología lo que ha llevado a que la proporción global de modelos electrificados en el total de sus ventas europeas haya crecido del 30% al 66%.

Según explica Marvin Cooke, vicepresidente ejecutivo de fabricación de Toyota Motor Europe, “los vehículos híbridos eléctricos de Toyota tienen un importante papel que desempeñar en nuestra estrategia multitecnológica europea, que busca recortar las emisiones de carbono. Actualmente, la tecnología híbrida eléctrica representa el 70% y el 85% de los motores y transmisiones fabricados en TMMP y TMUK, respectivamente, lo cual es un reflejo de la demanda, siempre al alza, de productos híbridos eléctricos Toyota por parte de los clientes”.

En este nuevo desarrollo del sistema, las modificaciones se han centrado en ofrecer motores eléctricos más ligeros y compactos, incrementando la proporción de propulsión eléctrica en el sistema híbrido. Según Toyota, un mejor calibrado del motor de combustión aumenta la potencia disponible, mejora el rendimiento general y ofrece una experiencia de conducción superior. En concreto, TMMP produce los motores eléctricos MG1 y MG2, que se combinan con los motores de gasolina de 1,8 y 2 litros fabricados en TMUK. La combinación de todos estos componentes da lugar al nuevo sistema híbrido eléctrico de 5ª generación.

La potencia total del sistema de propulsión híbrida eléctrica, con el motor de 1,8 litros (140 H), es de 138 hp. En el caso de la de 2,0 litros (200 H) es de 194 hp. Ambos casos permiten al Corolla acelerar de 0 a 100 km/h en 9,2 segundos, 1,7 menos que en la generación anterior. Además, las emisiones de CO2 son también las más reducidas de todas las generaciones anteriores. La batería, refrigerada por aire, es de mayor capacidad, un 13% más que las anteriores. También es más pequeña y de menor peso. Según Toyota, hasta 18 kg menos. Además, es de iones de litio en las dos variantes en lugar de la de níquel e hidruro metálico que se implementaba anteriormente en el sistema más potente.


Jishin

Creador del blog. Apasionado por la innovación, tecnología y movilidad.

Noticias recientes:

Un nuevo Supra eléctrico podría presentarse en 2025 sin la ayuda de BMW

Toyota sobre los eléctricos: “El tiempo demostrará que nuestra posición es la correcta”

Un nuevo rumbo para los eléctricos de Toyota: el desafío de Koji Sato

Toyota se mantuvo como líder mundial de ventas de automóviles en 2022

Toyota relanza el bZ4X con un objetivo de ventas muy poco ambicioso