Toyota suspende ventas del Raize después de irregularidades en pruebas de seguridad

Hace un par de semanas, Toyota admitió que a través de la marca subsidiaria, Daihatsu, se había presentado irregularidades en las pruebas de seguridad de algunos de sus autos. El grupo japonés habló honestamente sobre el tema y asumió toda responsabilidad.

Al mismo tiempo se comprometió a realizar los procesos correctivos necesarios para no afectar a ningún usuario y el buen nombre de la marca, palabra dada por el mismo Akio Toyoda, ahora presidente del comité directivo. Adicionalmente anunciaron medidas en un nuevo comunicado.

Una de estas, es la suspensión de la venta del SUV compacto Toyota Raize (no se aclara si temporal o de manera definitiva) disponible en el sudeste asiático, y en mercado seleccionados de América Latina. El Raize es un modelo basado en el Daihatsu Rocky y aparentemente fue manipulado en las pruebas de seguridad.

El asunto se dio a conocer el pasado 28 de abril cuando después de una inspección interna de operaciones se revelaron dichas irregularidades. Toyota no tardó en informarlo al mundo, pues aparte del Raize, el Yaris Ativ y un par modelos más fueron afectados con esta manipulación de seguridad.

Al parecer, se había instalado un muesca en el panel interior de la puerta delantera, pensado en evitar que la posible colisión en la prueba de seguridad de impacto lateral, creara un borde afilado que pudiera herir al ocupante. Esto, en el momento cuando se despliega la bolsa de aire.

“Investigaremos a fondo el entorno y la causa raíz, trabajaremos en la mejora y prevención de reincidencia, y se trabajará para que no se repita el mismo error. Cooperaremos plenamente con la aclaración completa del incidente“, dijo públicamente Daihatsu.

En cuanto a las declaraciones de Toyota, esto dijo textualmente: “Nos disculpamos sinceramente por cualquier inconveniente y preocupación que esto pueda causar a todas las partes relevantes, incluidos los clientes que actualmente utilizan dicho vehículo y los concesionarios“.

En total serían unos 88.123 los ejemplares que circulan con un diagnóstico de seguridad aparentemente equivocado, al salir al mercado sin la muesca usada exclusivamente para las pruebas. El grupo Toyota se ha puesto al frente del asunto para solucionarlo prontamente sin embargo no aclara el futuro inmediato de este modelo.


Jishin

Creador del blog. Apasionado por la innovación, tecnología y movilidad.

Noticias recientes:

La apuesta de Toyota por baterías sólidas tiene consecuencias más allá de la propia marca

El nuevo MR2 podría regresar al mercado con el poder del GR Corolla

Toyota aplica un nuevo restyling a la actual generación del Hilux

Toyota apostaría por electrificar de algún modo a la siguiente generación del Supra

El día que Toyota salvó a Tesla de la bancarrota a cambio de lanzar un RAV4 EV