¿Dónde estará Toyota en 5 años?

Toyota Motor Corporation es un fabricante mundial de automóviles con sede en Japón, que cuenta con modelos populares como Camry, Tacoma y RAV4. En los últimos cinco años, sus ingresos netos han aumentado de $226.97 mil millones en 2015 a $272.75 mil millones en 2019, una tasa de crecimiento anual compuesta del 3.74%.

Prever el crecimiento de una empresa durante un período de cinco años es difícil en la mayoría de los casos, sin embargo, Toyota está proporcionando un crecimiento constante de los ingresos e invirtiendo fuertemente en regiones de ventas específicas, lo que permite visualizar el futuro de la compañía.

Una huella más grande en Norteamérica

Del 48% de la producción, solo el 24.8% de las ventas se realizaron en Japón durante 2019, por esta razón, Toyota decidió invertir en América del Norte, la región de ventas más grande para la marca en 2019.

Toyota anunció en enero de 2017 que la compañía invertiría $10 mil millones en los Estados Unidos en el periodo 2017 a 2021, con un anuncio en marzo de 2019 de un aumento de la inversión de $3 mil millones, para una inversión total de $13 mil millones solo en los Estados Unidos para finales de 2021. El propósito de esta inversión es actualizar las plantas actuales en operación y construir modelos más eficientes. Toyota actualmente opera en ocho estados, con 10 plantas en producción.

Además, Toyota anunció en 2019 una asociación con Mazda con una inversión conjunta de $1.6 mil millones para construir una planta en Huntsville, Alabama. La planta de Huntsville será la undécima de Toyota en América del Norte, produciendo 300,000 unidades anualmente, y se espera que esté en pleno funcionamiento en el último trimestre de 2021.

En enero de 2020, Toyota anunció que la producción del Tacoma se trasladaría a México desde la planta en Texas. Este anuncio se hizo después de que el presidente Trump firmó el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá. La decisión de Toyota de trasladar la producción de Tacoma a México es una decisión de rentabilidad a largo plazo, ya que Toyota proyecta que la producción en territorio norteamericano caerá un 5,3% en 2020. Como el margen operativo es plano año tras año a 8,7% en el último trimestre, un mayor enfoque en cuanto a la rentabilidad será una alta prioridad para la compañía ya que se espera que las proyecciones de ventas disminuyan y la incertidumbre económica continúe en el corto plazo.

Cambio de conducción

En su reciente informe de gobierno corporativo de 2019, Toyota declaró que “a medida que la industria automotriz entra en una fase de evolución revolucionaria a un ritmo sin precedentes, la marca ha decidido centrar sus esfuerzos en fomentar la innovación para abrir el camino hacia el futuro”. El impulso hacia la innovación implica la adopción de inteligencia artificial, ajustándose a las demandas de los clientes y eliminando las emisiones de carbono para 2050, un plan establecido por Toyota en 2018.

Toyota inició el Toyota Research Institute en 2015 con una inversión de $1 mil millones con sede en América del Norte. El objetivo de esta inversión era aumentar la integración de la inteligencia artificial (IA) dentro de los vehículos, además de crear nuevos autos con un mejor enfoque en la IA. En 2019, Toyota anunció la inversión de $2.8 mil millones en el Toyota Research Institute-Advanced Development (TRI-AD) con sede en Tokio, con la intención de desarrollar un automóvil 100% autónomo.

Un ejemplo de la innovación impulsada por estas dos inversiones es el nuevo prototipo, “Concept-i“. El Concept-i utiliza inteligencia artificial para leer las expresiones faciales del conductor y utiliza cojines de aire integrados dentro de los asientos para despertar al conductor cuando se está quedando dormido o para mantener al conductor relajado, mejorando la conveniencia de conducir y demostrando que Toyota se dirige en una dirección centrada en la tecnología.

El enfoque de la empresa en autos totalmente eléctricos es grande, con planes de recibir de colocar la mitad de todas las ventas en vehículos eléctricos para 2025. Este es un obstáculo aparentemente grande para un fabricante de automóviles que actualmente no tiene un vehículo totalmente eléctrico en el mercado. Toyota declaró durante el Auto Show de Ginebra de 2019 que la producción de baterías es un reto, aunque posteriormente anunció una asociación con Panasonic para producir baterías, preparando el camino a una línea totalmente eléctrica.

Toyota continúa impulsando el crecimiento

Las acciones de Toyota se cotizan a una relación de 8.78, que es más alta que la 6.71 de Ford y la 5.04 de General Motors, no obstante, el crecimiento de las ganancias por acción (EPS) de Toyota del 33.23% año tras año supera la pérdida de Ford de 98.91% y la pérdida de General Motors de 18.10%, dando razón al múltiplo más alto. La innovación continua y las fuertes inversiones en los futuros vehículos totalmente eléctricos, junto con un mayor enfoque en los costos, distinguen a Toyota de la competencia, sin embargo, los competidores por delante del mercado totalmente eléctrico, como Tesla, presionaron a Toyota y a la competencia para pisar el acelerador e innovar para satisfacer las demandas del cliente.

La transición del automóvil de combustible hacia una conducción totalmente eléctrica y posiblemente autónoma puede ser una solución real en el futuro inmediato. Continuar innovando y enfocando las ventas en regiones exitosas como América mantendrá a Toyota relevante durante los próximos cinco años, convirtiéndolos en una empresa atractiva a largo plazo.


Jishin

Creador del blog. Apasionado por la innovación, tecnología y movilidad.

Noticias recientes:

Toyota repite como la marca de autos más valiosa del mundo

Toyota lanza un sistema de supresión de aceleración

La crisis global sigue afectando a Toyota

¡Únete al newsletter!

Estadísticas del sitio
  • 576.188 visitas únicas