Ni eléctricos, ni híbridos… Koji Sato cree que el hidrógeno es la salvación del automóvil

Toyota, que fue pionera de la electrificación de los vehículos con los híbridos, ha sido uno de los últimos fabricantes en sumarse a la revolución de los automóviles eléctricos (porque no cree que sean la solución o al menos la única) y ha preferido invertir grandes sumas de dinero en el desarrollo de la tecnología del hidrógeno.

El nuevo Consejero Delegado de la compañía, Koji Sato, ha revelado que si bien Toyota va a seguir invirtiendo en modelos eléctricos de batería (hay toda una gama por lanzar), no tiene previsto dejar de lado la inversión y la investigación en el hidrógeno como fuente de energía.

En una entrevista concedida a Automotive News, Sato afirmó que el hidrógeno “debe seguir siendo una opción viable” y será una de las piezas de su estrategia para alcanzar la neutralidad de carbono, una estrategia que incluirá el hidrógeno junto con los híbridos y los vehículos totalmente eléctricos.

Para Koji Sato, el hidrógeno debe seguir sobre la mesa hasta el final de esta década, y que uno de sus principales objetivos será ampliar la infraestructura relacionada con su distribución y producción. El nuevo CEO podrá contar con la ayuda de su país, ya que el gobierno japonés ha anunciado su objetivo de tener circulando 200.000 vehículos de pila de combustible en 2025, y 800.000 en 2030.

Los datos de Toyota hablan de unas 160 estaciones de servicio de hidrógeno en territorio japonés, y las elevan a 320 en 2025 y hasta 900 para el horizonte 2030. El problema, es que de momento, Japón y Toyota parecen estar solos en esto del hidrógeno para el automovilismo. “A menos que veamos una evolución, no podemos esperar un aumento del volumen de uso de esta energía”, explicaba Sato.

Toyota no podrá hacerlo individualmente, según Sato, que afirmó que necesitan más socios para fabricar, suministrar y utilizar vehículos impulsados por hidrógeno. En el lado de los fabricantes de automóviles, muy pocos lo están haciendo. Fuera de Japón, el grupo Hyundai Motor es uno de los fabricantes más activos en el desarrollo de la pila de combustible, y al igual que Toyota, propone un vehículo fuel cell de serie, en su caso el Hyundai Nexo.

BMW es también muy activo y desde hace muchos años viene trabajando en este tipo de soluciones. En la actualidad ha empezado a fabricar el iX5, pero se trata de un vehículo de producción limitada para un proyecto piloto. Su colega alemana Mercedes-Benz abandonó hace varios años el desarrollo de la tecnología de pila de combustible para sedanes, mientras que Porsche apuesta por los e-fuels.

Pero es en Japón donde el interés por el hidrógeno es superior. Honda, por ejemplo, sigue desarrollando la pila de combustible, mientras que el CEO de Kawasaki Heavy, Yasuhiko Hashimoto, ha declarado que el hidrógeno puede tener un gran impacto en camiones, autobuses, equipos de construcción y hasta en la aviación. Incluso afirma que “el hidrógeno será una energía indispensable en el futuro”.

Así las cosas, Toyota no renuncia al auto eléctrico de batería ni a los híbridos. De hecho, desde Toyota aseguran que en 2025 ya tendrá lista una batería de estado sólido para un vehículo, el cual será inicialmente un híbrido.


Jishin

Creador del blog. Apasionado por la innovación, tecnología y movilidad.

Noticias recientes:

La apuesta de Toyota por baterías sólidas tiene consecuencias más allá de la propia marca

El nuevo MR2 podría regresar al mercado con el poder del GR Corolla

Toyota aplica un nuevo restyling a la actual generación del Hilux

Toyota apostaría por electrificar de algún modo a la siguiente generación del Supra

El día que Toyota salvó a Tesla de la bancarrota a cambio de lanzar un RAV4 EV