¿Podrá el Toyota GR Yaris con el Nissan GT-R Nismo?

Un GR Yaris, un GT-R Nismo y un circuito: ¿quién ganará a quién? El primero se ha convertido en utilitario deportivo de moda gracias a la radical apuesta de Toyota. El segundo es uno de los modelos más eficientes de su segmento, un vehículo que es mejor en todos los aspectos. Pero ¿qué pasa cuando los obligas a competir en un trazado?

El GR Yaris se presenta como un tres cilindros sobrealimentado por turbo capaz de entregar 261 hp y 360 Nm de par a través de un cambio manual que baila con un el sistema de tracción total inteligente GR-Four. Calza, además, unos Michelin Pilot Sport 4 S del Yaris y cuenta, con unas suspensiones deportivas que tienen un tarado mucho más versátil que el de su rival.

Por su parte, el GT-R Nismo es la versión más radical del deportivo japonés. Pesa 1.705 kilos (unos 400 más que su compatriota) que mueve gracias a un V6 turbo de 3.8 litros que entrega 600 hp y 652 Nm de par. Sobre el papel las cifras ya son superiores, pero tenemos que añadir que Nissan lo diseñó con una buena dosis de fibra de carbono y lo ha equipado con unos semi-slicks súper blandos.

De la teoría a la práctica

A simple vista, el GT-R Nismo tiene todo para ganar la partida al GR Yaris… en línea recta o en una pista abierta. Si cambiamos estos escenarios por uno como el circuito de Landow (Gales) el final de la historia puede ser completamente diferente. No en vano, se trata de un trazado corto cuyo asfalto está bastante tocado y tiene un par de rectas largas además de dos secciones especiales. Añade a esta combinación el típico día de lluvia británico y deja que la imaginación vuele.

Mientras el GR Yaris sigue siendo igual de dócil y compuesto que siempre, el GT-R Nismo sufre para encontrar tracción. Sus neumáticos son incapaces de transmitir adecuadamente su potencia al suelo, provocan derrapes y alargan de forma considerable sus distancias de frenado. Y quizá de forma no muy sorprendente, perjudican su tiempo de vuelta: el Yaris logra firmar un tiempo de 48,9 segundos, mientras que el Nismo se tiene que conformar con 49,3 segundos.

En la sección más lenta del circuito, el Nissan tuvo un paso por curva 1,6 km/h más rápido, y en la recta principal alcanzó 174 km/h, frente a los 163 km/h del Toyota. Sin embargo, el GR Yaris conseguía frenar con más intensidad, y en la curva más larga del circuito, su mejor capacidad de tracción logra un paso por curva casi 10 km/h superior al del GT-R. En definitiva, el GR Yaris jugaba con ventaja en esta prueba, pero mantener el tipo de esta manera frente a la versión más radical de Godzilla no está al alcance de muchos autos.


Jishin

Creador del blog. Apasionado por la innovación, tecnología y movilidad.

Noticias recientes:

Toyota desarrolla motorizaciones de hidrógeno a través de la competición

¿El nuevo Toyota Raize llega a Latinoamérica?

Toyota sigue como líder de ventas en el primer trimestre del 2021

¡Únete al newsletter!

Estadísticas del sitio
  • 822.266 visitas únicas