Toyota está desarrollando un Hilux de hidrógeno

En los últimos meses, el hidrógeno está a la orden del día en el sector del automóvil. Cada vez son más los fabricantes que se plantean utilizar esta energía como alternativa a las baterías en los autos eléctricos y a los combustibles convencionales en los motores térmicos.

Mucho antes de que se despertarse este interés general por el hidrógeno, Toyota ya se plateaba apostar seriamente por esta energía. Tanto es así que lanzó la primera generación del Toyota Mirai de pila de combustible en el año 2014.

Desde entonces no ha dejado de invertir tiempo y dinero en esta materia, dando lugar a proyectos como el nuevo Hilux de pila de combustible. Además ya tiene a la venta la segunda generación del Mirai, un sedán de pila de combustible de hidrógeno que presume de ser uno de los primeros modelos de producción con esta tecnología.

Aplicar esta tecnología en vehículos de producción es como tener un laboratorio con ruedas que permite a la marca seguir desarrollando la célula de combustible de hidrógeno. Y es que Toyota tiene claro que el hidrógeno tiene futuro. De hecho, no solo está trabajando en la pila de combustible, sino que dedica parte de sus esfuerzos en I+D al hidrógeno como combustible para los motores térmicos.

Gracias a ello, otros modelos de la marca pueden funcionar con esta energía, como el Corolla de competición que participa en la Super Taikyu Series japonesa o el GR Yaris que se estrenó hace unas semanas en una competición europea con su presidente, Akio Toyoda, a sus mandos.

Pues bien, al Mirai de producción y los prototipos del Corolla y el GR Yaris, acaba de unirse el Toyota Hilux. El año pasado, la compañía solicitó una subvención al Centro de Propulsión Avanzada (APC) británico para llevar a cabo un proyecto que contribuya al desarrollo de nuevas tecnologías más limpias y soluciones de movilidad.

Ahora, el APC ha concedido esta ayuda a Toyota y la marca ha puesto en marcha el proyecto de un Hilux de pila de combustible a través de su división británica. En su desarrollo también participarán otras compañías, como Ricardo, ETL, D2H y Thatcham Research, todas ellas también de origen británico. Toyota asegura que un equipo de I+D de Toyota Motor Europe se encargará de supervisar todo y de ofrecer la asistencia técnica necesaria para preparar al equipo de Toyota Reino Unido.

El objetivo es transformar un Hilux en un vehículo eléctrico equipado con la pila de combustible de hidrógeno de segunda generación de Toyota, como la que utiliza actualmente el Mirai de producción. La fábrica de Toyota de Burnaston se encargará de fabricar los prototipos iniciales de este modelo, pero el proyecto no terminará ahí.

La idea es producir una serie reducida del Toyota Hilux de hidrógeno para investigar cómo funciona esta tecnología en un segmento clave para muchas empresas, el de los pick-up, especialmente en Reino Unido, donde este tipo de vehículos son muy populares.

“El Reino Unido es uno de los principales mercados para los pick-ups, y es además un mercado importante para la marca. Esta subvención supone una oportunidad magnífica para desarrollar una solución sin emisiones en un segmento crítico del mercado”, ha dicho Matt Harrison, Presidente y Consejero Delegado de Toyota Motor Europe.

En cuanto al resto de empresas, la compañía Ricardo se encargará de la integración técnica de los componentes de la pila de combustible en el chasis del Hilux. ETL aportará soluciones de gestión térmica, D2H trabajará en el área de termodinámica y Thatcham Researh se encargará de la parte relacionada con la seguridad ante colisiones.


Jishin

Creador del blog. Apasionado por la innovación, tecnología y movilidad.

Noticias recientes:

Un nuevo Supra eléctrico podría presentarse en 2025 sin la ayuda de BMW

Toyota sobre los eléctricos: “El tiempo demostrará que nuestra posición es la correcta”

Un nuevo rumbo para los eléctricos de Toyota: el desafío de Koji Sato

Toyota se mantuvo como líder mundial de ventas de automóviles en 2022

Toyota relanza el bZ4X con un objetivo de ventas muy poco ambicioso