Prohibir los autos de gasolina llevaría al colapso de la industria

Toyota no está ausente de la carrera por el vehículo eléctrico. Además de un prototipo con batería de estado sólido previsto para 2021, está desarrollando un SUV 100 % eléctrico que llegará al mercado en 2023.

Aun así, Akio Toyoda, presidente de Toyota, asegura que prohibir los autos de combustión interna es una medida sobrevalorada, sin real visión de futuro. Para Toyoda, esta prohibición desencadenaría pérdidas de empleo, cortes de electricidad y haría que los automóviles fuesen más caros.

Según el presidente de Toyota, si todos los vehículos del país asiático funcionase solo con electricidad, el país se quedaría sin electricidad en verano, cuando los aire acondicionados funcionan a pleno rendimiento en el archipiélago. La infraestructura necesaria para poder abastecer a los eléctricos en Japón sería en ese caso de entre 135.000 millones y 358.000 millones de dólares.

Para colmo, la producción de energía eléctrica de Japón es muy dependiente de las centrales térmicas, quemando sobre todo gas natural y carbón. Producir más en esas condiciones para recargar los eléctricos no tendría sentido a nivel ecológico, aseguró Toyoda. De ahí, quizá, el creciente interés de Japón por el hidrogeno verde y la apuesta de la industria nipona por esa fuente de energía.

“Cuando los políticos están diciendo, ‘deshagámonos de todos los autos que usan gasolina’, ¿entienden esto?”, dijo el presidente de Toyota, Akio Toyoda, durante una conferencia de prensa de la Asociación de Fabricantes de Automóviles de Japón. Toyoda es el presidente de la organización y sus comentarios fueron publicados por primera vez por el Wall Street Journal.

Añadió que si Japón prohibe los vehículos de gasolina antes de 2035, como se viene hablando desde hace un tiempo, “el actual modelo de negocio de la industria del automóvil se colapsaría”, causando la pérdida de millones de empleos.

Y es que si bien el costo de los eléctricos se va abaratando poco a poco, siguen siendo caros y se corre el riesgo de que terminen siendo un lujo al alcance de muy pocos. Y es que si comparamos el precio de un auto eléctrico con su equivalente en gasolina o híbrido, la diferencia es abismal.

Por ejemplo, en Europa un Kia e-Niro 39 kWh de 136 hp cuesta desde 41.500 euros frente a los 27.500 euros de un Kia Niro híbrido de 140 hp, es decir, más de 10.000 dólares de diferencia. Y hay autos nuevos que cuestan eso y menos.

Japón se sumaría así a otras regiones del mundo que han expresado la misma idea, como la provincia de Québec en Canada que quiere prohibir la venta de autos a gasolina en 2035, o bien algunas que ya lo han elevado a rango de ley, como el Reino Unido o California.

Sin embargo, oficialmente, ningún fabricante ha expresado su malestar por esas medidas. Únicamente, la ACEA se ha pronunciado en contra de la imposición de una tecnología sobre otra, especialmente si no hay ayudas ni inversión en infraestructuras, en el caso de los modelos 100 % eléctricos.

Y aunque ahora no sea Toyota, como fabricante, quien se pronuncie oficialmente en contra de la prohibición, no deja de ser Akio Toyoda quien se ha pronunciado, el presidente del primer fabricante mundial.


Jishin

Creador del blog. Apasionado por la innovación, tecnología y movilidad.

Noticias recientes:

Toyota presenta el Supra de «derrape autónomo»

Toyota presenta su nuevo hypercar GR010 y el renovado Yaris WRC

Toyota e-Palette, ahora para aplicaciones prácticas Autono-MaaS

¡Únete al newsletter!

Estadísticas del sitio
  • 764.340 visitas únicas