Toyota relanza el bZ4X con un objetivo de ventas muy poco ambicioso

El bZ4X es un SUV eléctrico que llega a la gama del fabricante como el primer representante de una familia que irá creciendo en los años sucesivos. El anagrama ‘beyond zero’, representado por las siglas ‘bZ’, y la nomenclatura posterior, que se refiere al tamaño y tipo de vehículo, no hacen que su nombre sea precisamente fácil de pronunciar. Según los planes anunciados para este año, tampoco va a ser fácil hacerse con uno en los concesionarios.

Después de un arranque en falso en 2022, con algunos problemas como la paralización inicial y la suspensión de las ventas, el bZ4X está listo para regresar en 2023. Pero lo hará con pies de plomo porque la marca solo tiene la intención de vender unas 10.000 unidades, según informa el medio Car&Driver. Además, lograr esta ‘hazaña’ ya será un éxito en comparación con los números de 2022.

El año pasado, Toyota entregó un total de 1.200 unidades, 988 solo en el cuarto trimestre. Una de las principales razones por las que sus ventas fueron tan lentas en los primeros meses fue el problema del perno suelto que podía provocar la caída de las ruedas, lo que le obligó a retirar las unidades ya entregadas.

Alcanzar esas 10.000 unidades supone un 700% más de incremento sobre las cifras del primer año y, con eso, parece que la compañía se conformara por ahora. Pero, ¿por qué? Se trata de una cifra muy modesta para las expectativas habituales de un fabricante tan grande como Toyota que vende, literalmente, millones de automóviles cada año.

La clave está en aprovechar los recursos

Con el mismo material con el que Toyota fabrica un bZ4X puede ensamblar seis RAV4 Plug-in Hybrid y 90 modelos Prius. La escasez de materias primas para las baterías y la de semiconductores, que en los autos eléctricos son más abundantes que en otras tecnologías, ha hecho que la marca haya tenido que optimizar el empleo de sus recursos. Por eso, 10.000 unidades es, incluso, todo un reto.

Para lograr que este relanzamiento sea un éxito, Toyota planea una nueva campaña de promoción del bZ4X. Pero, curiosamente, no se iniciará hasta mayo, ya bien entrado el segundo trimestre. Es posible que esta sea una sutil estrategia para evitar que el invierno le juegue otro mal rato. La ficha técnica del vehículo indica que la versión con tracción delantera homologa 516 km de autonomía y la de tracción total 470 km. Pero, las pruebas de autonomía del medio danés fdm, realizadas en condiciones de intenso frío rebajan estas cifras a 245 y 215 km respectivamente. Si bien es cierto que casi ningún eléctrico cumple con la homologación WLTP estas desviaciones si son muy exageradas.

Otra razón por la que el objetivo de ventas puede estar limitado es que la producción en 2022 en todo el mundo era de 1.000 unidades. Un volumen que iría creciendo hasta que en 2025 se multiplique por seis o por doce. Pero, para lograrlo, las líneas se tienen que preparar para ello y tampoco es una tarea fácil. Una vez más, es cuestión de optimizar los recursos.


Jishin

Creador del blog. Apasionado por la innovación, tecnología y movilidad.

Noticias recientes:

Toyota dice que los motores diésel “aún tienen futuro”

Nueva 4Runner, la sexta generación es más llamativa, híbrida y con motores turbo

Toyota le quita a Daihatsu el control del desarrollo de compactos para mercados emergentes

La nueva 4Runner se deja ver en su primer teaser oficial…

Actual bZ4X es firme candidato a estrenar una batería con 1.000 kilómetros