Un paso más cerca de una sociedad sin accidentes de tráfico

En 2015, Toyota decidió democratizar las tecnologías avanzadas de seguridad en sus vehículos con Toyota Safety Sense, un conjunto de tecnologías de seguridad activa diseñadas para ayudar a evitar o mitigar colisiones en un amplio abanico de situaciones de tráfico.

Desde entonces, más de ocho millones de vehículos Toyota en todo el mundo han sido equipados con Toyota Safety Sense. En condiciones de tráfico reales, se observan claramente los efectos en términos de reducción de accidentes, como una disminución aproximada del 50% de las colisiones posteriores y de alrededor del 90% en combinación con el Sónar de Separación Inteligente —Intelligent Clearance Sonar (ICS)—.

Como parte de su compromiso hacia el logro de una sociedad más segura, Toyota cree que es importante promover un enfoque que implique a las personas, los vehículos y el entorno del tráfico, así como buscar la seguridad real, aprendiendo de los accidentes e incorporando esos conocimientos en el desarrollo de vehículos. Dando un paso más hacia su objetivo último de una sociedad sin accidentes de tráfico, Toyota despliega ahora la segunda generación de Toyota Safety Sense.

Este pack de seguridad activa mejorado cuenta con una cámara de lente única y un radar de ondas milimétricas. El rendimiento de ambos sistemas se ha potenciado para ampliar el alcance de la detección de peligros y mejorar la funcionalidad. También se ha reducido el tamaño de la nueva unidad para facilitar la instalación en toda la gama de modelos Toyota.

Ahora Toyota Safety Sense incluye versiones renovadas del Sistema de Seguridad precolisión —Pre-Collision System (PCS)—, Control de Crucero Adaptativo —Adaptive Cruise Control (ACC)— a cualquier velocidad, Avisador de Cambio Involuntario de Carril —Lane Departure Alert (LDA)—, Reconocimiento de Señales de Tráfico —Road Sign Assist (RSA)— y Control Inteligente de Luces de Carretera —Automatic High Beam (AHB)—.

Por otra parte, introduce un nuevo Control de Crucero Adaptativo Inteligente y Sistema de Mantenimiento de Trayectoria —Lane Tracing Assist (LTA)—, que ofrecen una mayor asistencia a la conducción SISTEMA DE SEGURIDAD PRECOLISIÓN (PCS)

En todos los Toyota equipados con la segunda generación del sistema Toyota Safety Sense, el nuevo PCS detecta vehículos que circulan por delante a velocidades de entre unos 10 y unos 180 km/h, y reduce el riesgo de embestirlos por detrás. Si existe la posibilidad de una colisión, el sistema indica al conductor que frene mediante una alerta sonora y visual. También ayuda al sistema de frenos aplicando una fuerza de frenado adicional cuando el conductor pisa el pedal. Si el conductor no reacciona a tiempo, el sistema aplica automáticamente los frenos y reduce la velocidad en unos 30 km/h o incluso detiene completamente el vehículo, para evitar la colisión o mitigar la fuerza del impacto.

Las condiciones operativas del PCS se han desarrollado aún más, de manera que el sistema también puede detectar posibles colisiones con peatones tanto de día como de noche, así como ciclistas de día, en cuyo caso la aplicación automática de los frenos funciona a velocidades de entre 10 y 80 km/h, pudiendo reducir la velocidad unos 30 km/h.

Control de crucero adaptativo (ACC)

El ACC a cualquier velocidad ayuda al conductor a mantener una distancia segura con respecto al vehículo que se encuentre frente al mismo. Detecta los vehículos precedentes y determina su velocidad. Luego, el sistema ajusta la velocidad para asegurar la distancia de seguridad entre ambos vehículos.

El nuevo sistema ACC cuenta con un mayor control de la aceleración y deceleración, para un mayor rendimiento y confort, y se puede regular fácilmente mediante unos nuevos mandos montados en el volante.

El sistema incluye ahora seguimiento a baja velocidad y sistema de parada y arranque a velocidades de entre 0 y unos 30 km/h. En caso de congestión de tráfico, el vehículo se detendrá cuando lo haga el que le precede, manteniendo una distancia adecuada. A continuación, el conductor puede volver a arrancar el vehículo, ya sea con el pedal del acelerador o con los mandos del volante, con lo que se reactiva el sistema ACC. A velocidades de más de 70 km/h, se puede adelantar los vehículos precedentes de forma más suave gracias al control vinculado a los intermitentes. Al seguir un vehículo que circule a una velocidad inferior a la configurada, se aplica una aceleración preliminar cuando el conductor activa el intermitente para cambiar de carril. Si se detecta otro vehículo en el carril de adelantamiento, sin embargo, se suprime la aceleración para evitar acercarse demasiado al mismo, y que así el conductor pueda adelantar con tranquilidad.

También está disponible un nuevo Control de Crucero Adaptativo Inteligente —intelligent Adaptive Cruise Control (iACC)—, que vincula el ACC a cualquier velocidad con el Reconocimiento de Señales de Tráfico (RSA). Cuando el vehículo circula a la velocidad constante predeterminada por el conductor, y el sistema RSA reconoce una señal de limitación de velocidad, el conductor puede restablecer fácilmente la velocidad del vehículo en función del nuevo límite, mediante los mandos del volante.

Avisador de cambio involuntario de carril (LDA)

A velocidades de más de 50 km/k, el LDA ayuda a evitar accidentes y colisiones frontales provocadas por salidas de carril. Si el vehículo empieza a desviarse del carril por el que se circula sin haber activado los intermitentes, el sistema advierte al conductor con una alerta sonora y visual, pudiendo incluso actuar sobre la dirección para ayudar al conductor a volver al carril por el que circulaba.

Ahora, el sistema actualizado puede reconocer los bordes de la carretera en rectas sin marcas de carril.

La función de Alerta de Balanceo del Vehículo detecta el balanceo que tiende a producirse cuando el conductor empieza a perder la atención o se siente cansado, y le avisa con una advertencia visual y sonora para que se tome un descanso.

Sistema de mantenimiento de trayectoria (LTA)

Se introduce una asistencia avanzada a la conducción mediante el nuevo Sistema de Mantenimiento de Trayectoria —Lane Tracing Assist (LTA)—, que ayuda a reducir aún más la carga sobre el conductor.

Cuando el Control de Crucero Adaptativo (ACC) a cualquier velocidad y el LTA están activos, el sistema LTA ayuda al conductor a controlar la dirección con suaves movimientos que mantienen el vehículo en el centro del carril, incluso en curvas poco pronunciadas en autopista.

LTA puede funcionar desde velocidades de autopista hasta que el vehículos está prácticamente parado, para ayudar al conductor en caso de congestión de tráfico. Además, si al sistema le cuesta o no puede ver las líneas del carril, como por ejemplo si están desdibujadas, el vehículo seguirá la trayectoria del vehículo precedente, detectado por la cámara y el radar de ondas milimétricas.

Los vehículos equipados con LTA también incorporan todas las características del Avisador de Cambio Involuntario de Carril.

Control inteligente de luces de carretera (AHB)

El sistema AHB ayuda a garantizar una excelente visibilidad al conducir de noche. Detecta los faros delanteros de los vehículos que se acercan en sentido contrario y las luces de posición de los que circulan por delante, y cambia automáticamente entre luces largas y cortas para no confundir a los demás conductores. Al utilizar las luces largas con más frecuencia, el sistema puede detectar antes peatones y obstáculos.

Sistema de reconocimiento de señales de tráfico (RSA)

RSA ayuda a los conductores a disponer siempre de la mejor información posible, aunque, por ejemplo, hayan pasado por alto una señal de tráfico. El conductor puede ver la información de estado y alerta del sistema en la pantalla multi-información TFT en color en la instrumentación. En el caso de límites de velocidad, el sistema activa una alerta visual y sonora en caso de que el conductor supere la velocidad indicada.

Además, ahora, el sistema RSA reconoce una gran cantidad de señales de tráfico, como limitaciones de velocidad, prohibición de adelantamiento, estado de la superficie, señales de alto y paso prohibido, inicio y final de autopistas, zonas urbanas y residenciales y final de todas las restricciones.

La segunda generación del sistema Toyota Safety Sense se desplegará progresivamente en toda la gama de Toyota, empezando por los nuevos RAV4 híbrido y Corolla.


Jishin

Creador del blog. Apasionado por la innovación, tecnología y movilidad.

Noticias recientes:

Este SUV de Toyota es una rareza: tiene motor de hidrógeno, turbo y cambio manual

Toyota anuncia la autonomía eléctrica del nuevo Prius con paneles solares

Toyota está desarrollando un Hilux de hidrógeno

Tráfico del sitio

Visitas totales: 41457715

Tiempo de visita promedio: 02:16

Usuarios navegando: 129

Fecha: 09/12/2022

Países que más nos visitan
  1. Colombia
  2. Costa Rica
  3. México
  4. Argentina
  5. Brazil
  6. Guatemala
  7. Estados Unidos
  8. Perú
  9. Chile
  10. Venezuela