Toyota experimenta con una nueva gasolina capaz de reducir sus emisiones en un 75%

Las alternativas a los combustibles fósiles no paran de surgir como fórmula para mantener con vida, no solo los motores térmicos modernos, sino los que se conducen en estos momentos. Y es por esta razón por la que Toyota y Exxon se han aliado para experimentar con una nueva gasolina capaz de reducir sus emisiones en un 75%, consiguiendo además algo tan importante como la retrocompatibilidad, un aspecto del que se habla muy poco, pero que será un punto clave a la hora de repostar vehículos en la próxima década.

La asociación entre Exxon Mobil Corporation y Toyota Motor Corporation tiene como objetivo el desarrollo de un nuevo tipo de combustible, más concretamente una nueva gasolina capaz de reducir sus emisiones de efecto invernadero en un 75% con respecto a la gasolina convencional obtenida del petróleo. Para conseguirlo, Exxon ha desarrollado una gasolina a partir de biomasa renovable y etanol producido en su mayoría de forma sostenible.

Las pruebas de este nuevo combustible se han llevado a cabo en modelos actuales de la gama Toyota, buscando así poner el foco en algo tan importante como es la retrocompatibilidad de este nuevos combustibles, pues de cara a 2035 y la prohibición del uso de combustibles de origen fósil en la Unión Europea, se debe tener en cuenta que en el parque automotriz aún existirá un gran cantidad de vehículos impulsados por motores térmicos.

Si bien Toyota ha apostado de forma decidida por el uso de hidrógeno como combustible capaz de sustituir a la gasolina convencional, lo cierto es que el grueso de la industria que quiere mantener con vida los motores térmicos, prefiere apostar por los combustibles sintéticos. Ahora, esta nueva gasolina experimental en la que trabajan Exxon y Toyota abre una tercera vía, aunque todavía está en una fase muy inicial de desarrollo, realizando las primeras pruebas y teniendo aún un largo recorrido para que pueda ser considerada como una alternativa viable para ser producida en serie.

Sea como sea, lo que está claro es que la muerte de los motores térmicos no será ni tan rápida, ni tan definitiva como se auguraba en Europa con la prohibición de 2035. La electrificación del grueso de marcas de autos resulta imparable, lo que no quita para que se deba establecer una fórmula que permita la convivencia con otros sistemas de propulsión, especialmente ante el fuerte encarecimiento que está sufriendo – y seguirá sufriendo – el automóvil.


Jishin

Creador del blog. Apasionado por la innovación, tecnología y movilidad.

Noticias recientes:

Toyota desarrollaría más deportivos si logra asociarse con más marcas

Tundra y LX de Lexus, en problemas por posibles fallas en el motor…

El Toyota GR GT3 ya está en desarrollo y suena grandioso

Mientras el mundo duda del eléctrico, Toyota está consiguiendo los mejores resultados de su historia

La Hilux eléctrica ya tiene fecha de lanzamiento, pero hay un problema…